sábado, diciembre 22, 2012

Y luego de las respectivas lecturas....


Con las poetas Gabriela Ponce y Amparo Osorio

A esto me refería en que es un castigo gozar tanto hasta el amanecer para que al siguiente día a una le toque leer tempranito en la mañana y con resaca. Pero bueno, lo bebido, lo gozado y lo cantado no nos lo quita nadie. Destaco la compañía y ese poema tremendo que la poeta Amparo Osorio nos compartió justo el 21 de diciembre a las 12 en punto de la noche (y de quien no se acordaba el autor, pero que me removió entera) Llorar con algo así da gusto. Aquí unas evidencias de lo bien que uno la pasa entre pasillos, boleros y rancheras.

Entre las poetas Ángela Barraza y Natalia Hernández