martes, julio 08, 2008

Del caminante que llegó tarde

Vuelve Freddy a pisar esta tierra. Mi cholito, mi amigo, mi hermano. Con el que más he compartido los versos del buen Vallejo, quizá porque los dos llevamos de nacimiento la melancolía andina. Freddy me envía una carta desde su Huankayok "el lugar de la roca". En ella me saluda tarde por mi cumpleaños, y lo hace de una manera preciosa. Pero yo le digo que su saludo siempre está presente, que lo demás es parte del rito. Cuelgo su carta porque siempre leerlo me da ánimo, siempre. Y colgar esto en mi pequeño gran espacio es una forma de decirle gracias. Recuerdo que hace algún tiempo cuando tuve una de mis peores crisis emocionales, Freddy me escribió: "Conozco a Carla de Quitu, la guerrera. Todos tenemos derecho a tener un Carla en nuestras vidas, y yo la tengo." Y recuerdo también que él regresaba de su visita al Tiahuanaco de Bolivia, y los dos andábamos bajoneados. Entonces tuvimos una conversación que no se me olvida:
Freddy me dijo: Las derrotas no son más que fracasos que inspiran.
Y yo contesté: pues entonces andamos biiieen inspirados.
F: (risas) ¡Carajo! pues vivimos la misma vida, mi cusi coyllor.
C: Puede ser, entonces ud es Carlo y yo soy Freda... (¿o Frida?)
Entonces reíamos, nos animábamos un poco, y luego me decía: "Los guerreros también lloran, también muerden el polvo. Pero tienes que volver a ser tantas veces Carla, hasta que entiendan que eres indomable".

Esa última frase me quedó retumbando en la cabeza. El que me haya dicho eso fue y sigue siendo para mí una muestra de que Freddy quiere a esta Carla tal y cómo es, eso es querer-querer. He vuelto a ser tantas veces Carla, mi querido Freddy, aunque mi lucha constante sea contra la domadora que habita en mí.

Yupaichani mashi.

***
Querida Cusi:

Llegó tarde el caminante. Para llegar tarde no hay excusas, uno llega tarde y punto. Podría yo decir el fuego del fuego o el viento del viento, pero no, llegué tarde y otra vez punto. Detrás de eso no hay olvido ni hay desamor, sólo es llegar tarde. Unos corren tras la liebre y otras sin correr la alcanzan.
.
Decía, llegó tarde el caminante, andando por esta misma tierra, demasiadas flores encontró en el camino, demasiados puquios brotando de la tierra, siempre el caminante se quedará contemplando el kisuar, el agua escurriéndose bajo las raíces, o dejara de hilvanar el vuelo cuando levante los ojos y encuentre que en el cielo se dibuja la luna más morena que de costumbre. Llegó tarde el caminante; por ver y seguir viendo llegará siempre tarde. Su flor silvestre homenajeaba estos días estar pegada a esta tierra, la cusi cumplía años, re-bebía su vida en un canelazo, estaba feliz dentro de los recuerdos, dentro de los saludos, pa la flor silvestre siempre hay estrellas en el cielo.
La recordé, es verdad. Me embriagué esos días, también es otra verdad. Como guijarrito estaba chupa que chupa, luego la somnolencia del día, los asuntos de la milicia norteamericana en el Perú, la base militar en república Checa y la huelga de hambre, el correteo fiestero de la política, la huelga nacional que se viene mañana, y al final el hijo de puta de Alan García diciéndole a Evo “POR QUE NO TE CALLAS y dejas que siga lamiendo el culo a bush”, y después me puse a pensar en ti mi querida cusi, sobre lo importante que es Ud. para mí, para mis retazos de recuerdos, para el pasado que me construye como ser histórico, y sobre todo para mi alegría de vivir.

Quiero hacerme presente como para alargar esta fecha, y decirle que la quiero mucho, que la recuerdo siempre y que extraño lo que seguramente eres hoy y lo que querrás ser siempre. Lo que sea más fácil para ti. Te escribo hoy, ya asegurándome que respondiste todas las cartas y sonreíste a todos los abrazos, que ya recibiste todos los regalos y que estas pocas letras son solamente eso, un recordatorio sincero de un amigo que esta aquí contagiado de ti, inspirado siempre contigo. Que recuerda la estructura de tu risa y el compromiso de tu fuerza con lo más sagrado del SER HUMANO, el amor, la verdad y la justicia.

Contigo en la distancia por siempre mi querida Carla e inmortalmente cusi.
Paz Fuerza y Alegría.
Tu amigo de siempre
FREDDY