miércoles, noviembre 14, 2012

Llegada a Viña del Mar (con Danny y Mijaíl)


Pero ya arriba nos esperaban. Así que luego del Café Juglar, subimos la cuesta para llegar a casa de Antú y Paloma. Bajo un sol terrible,  echamos a andar, con cervecita en mano y la interpretación de la ''china hereje" a cargo de dos grandes músicos y compañeros de viaje. Mis respetos a ellos. Si a mí, con todo lo que ando y bailo, ya me faltaba el aire, ellos seguían como si nada, subiendo, cantando y tocando sin parar. 

Y ese era sólo el comienzo. 

Salú!