miércoles, abril 25, 2012

Lectura en el legendario Café Gijón


Entre uno de los poetas y José Barcena, encargado de las Relaciones Públicas del Café
photo by Mark. Madrid. 2012

Hermosa noche, inolvidable lectura. Tal y como un par de días atrás José Barcena, encargado de las relaciones públicas y los camareros del lugar me habían invitado a leer junto con la tertulia que cada semana se da en el Café Gijón, me sentí como en casa. Cada integrante del grupo leí un poema por cada ronda, por lo que uno podía disfrutar de muy variadas poéticas. Cuando me tocó el turno a mí, José me presentó con unas palabras muy generosas.La bienvenida no pudo haber sido más cálida. Leí un par de poemas incluyendo Pertenencias y Funambulismo





No hay foto del momento, porque Mark se dedicó a grabarlo. La atención de los asistentes hacia mi poesía fue también gratificante. No contaba con que al final de mi lectura algunos de ellos se me acercaran y me dieran un abrazo muy fuerte porque se conectaron con mis palabras, porque algo los movió por dentro. Una de las participantes, una profesora de filología, si mal no recuerdo, me dijo ese es el poema de América, no había escuchado algo tan potente en mucho tiempo. Otros, en cambio, se acercaron a regalarme sus libros. Y al final, José me mató cuando dijo: Ha sido un honor contar esta noche con tu lectura. En esta misma sala donde en su tiempo leyó Miguel Hernández, César Vallejo, Octavio Paz. Son ellos los que a través de mí, esta noche, te dicen gracias.