sábado, abril 21, 2012

Cafe El Riojano y gratos encuentros


Angel, Mark y yo.
Café El Riojano. Abril. 2012

Madrid, 17 de abril de 2012

No todos los días uno brinca el océano y cambia de continente. Por eso, reencontrarse con personas queridas a la que no veíamos hace tiempo es otra forma de alimentar el viaje. Ayer, por ejemplo, logramos contactar con Angel, uno de los sobrinos de Mark que actualmente es profesor de inglés en Madrid, y que, al estar algún tiempo viviendo en la ciudad, pudo darnos algunos consejos. Nos encontramos en el Café El Riojano, ubicado en la Calle Mayor, en el centro de la ciudad. En realidad este lugar lo descubrí mientras caminábamos por la calle y desde el vidrio me atraparon todas las delicias que se exhibían. Al entrar nos gustó mucho más todavía, por el decorado y el ambiente de antaño.  


En efecto, el establecimiento fue fundado en 1855 por Dámaso de la Maza, un pastelero afincado en Madrid que trabajaba para la Casa Real. Desde entonces, han sido varios los propietarios del negocio, pero no ha variado ni la estética del local ni sus tradicionales pasteles artesanos. El local presenta la típica fachada de los comercios del siglo XIX, un tanto restaurada después de la Guerra Civil, y donde se combinan la madera, el mármol, los escaparates de cristal y el elegante rótulo que da nombre al local. En el interior se mantiene gran parte de la decoración original, formada por molduras labradas en madera, viguetas de hierro fundido, elegantes estanterías y dos mostradores de bella factura realizados en madera y mármol de carrara. Así como no disfrutar de un cafecito en leche, un pancito de almendras y una grata compañía.