sábado, octubre 04, 2008

Siguen las sorpresas... Next Stop: Colorado

Así es. La carretera se extiende y me voy para Colorado. Una vez más atravezar el wild west. Mi viaje casi llega a su fin y me gusta la idea de visitar un nuevo Estado. Otro de los sitios con fuerte presencia indígena. Iré específicamente a Durango. Por bus. Serán veinte horas de viaje. El asunto es el siguiente: Mi querido mashi: Javier, Taruka, en Kitu, me contactó con Kathy quien es profesora de antropología en Fort Lewis College, miembro del departamento de estudios indígenas y de los estudios de género. Kathy es además amante de mi tierra. Está escribiendo un libro en el que rescata las culturas nativas de todo el sector de Quitu, entre ellos los Yumbos. A Taruka, como alguna vez escribí aquí, lo (re) conocí un 21 de junio, un solsticio de verano en el que el bailó con la yumbada de Cotocollao y yo bailé con Tullpucuna. Desde entonces le guardo profundo cariño y respeto. El hecho es de que Javi le habló a Kathy de mí... y esto es lo que recibí de ella:
.
"Dear Carla:
.
Estoy pensando una cosa....que talvez antes de salir del país, pudieras venir por acá para conocer a algunos estudiantes indígenas que asisten a la universidad de Fort Lewis College, y para toparte con algunas-os líderes de las naciones Southern Ute y Ute Mountain Ute (de dos reservas distintas) para aprender y entregar tus mensajes. Yo te pagaría el pasaje para viajar en bus, y podrías alojarte conmigo y-o con indígenas (para poder conocerles aún mejor). Espero que mientras estés aquí puedas conversar con mis estudiantes (son alrededor de 12) de el curso que dicto este semestre que se llama: "Native Peoples of the Andes" sobre tus experiencias como ecuatoriana mestiza que tiene mucho que ver con lo indígena de tu país. Para ellos los estudiantes (y al menos un par de ellos son de naciones indígenas) será importante conocer sobre la Mama Quilago, de los Taita-Mamakuna, etc.
.
Es una idea, no más, y depende mucho de tí. Sea como sea, estás invitada venir por aquí para aprovechar la presencia de los estudiantes de muchas naciones y étnias indígenas, y si no te resulta conveniente, seguramente nos veremos en Quito en el mes de junio de 2009 cuando regreso a Cotocollao para trabajar de nuevo.

Hasta entonces (Ashtakashkaman, ñuka mashikumi), recibe un gran abrazo,

Kathy"
.
.
No se diga más. Sólo el hecho de pensar que voy a un lugar en el que hay alrededor de 600 estudiantes, de cien étnias distintas, ya es motivo suficiente. Más aún cuando me invitan con un corazón tan generoso como el de Kathy y además para compartir el mensaje de mi tierra. Allá voy, dejando parte de mí en San Francisco, pero de todos modos ya era hora de regresar (por ahora), pero para pasar los últimos días en Fountain Hills, prefiero ir cantando san juanitos en la carretera, sabiendo que allá me esperan nuevos rostros, esos rostros lindos de viejos sabios. Utes, Lakotas, apaches, navajos, etc, etc, etc. Voy con fuerza. Pronto me embarcaré nuevamente. Me costará dejar Frisco, pero algo me dice que volveré pronto. Aquí dejo tanto, aquí me dejo tanto. Pero por ahora a seguir la ruta, guiada como siempre por las voces de los abuelos, por el fuego de la ceremonia al pie de la cascada. Que la danza continue, que zapatemos, que sintamos la tierra a pie llucho, asinche, asinche. Que la Quilago deje cangahua por donde quiera que pase.