jueves, junio 19, 2008

Marc y el Policía - José Sbarra

-Marc, Sucia Rata, no sea imbécil y desáteme.
-Sería imbécil si lo desatara, oficial.
-¿Cuánto tiempo piensa tenerme así?
-Ya no tengo ninguna obligación de responder a sus preguntas.
-No toque ese arma.
-Oficial, creo que todavía no comprende su nueva situación.
-Usted ya está muy grave, Marc, van a tener que operarlo de la cabeza.
-Tal vez no sea mala idea, oficial, podrían trasplantarme un cerebro de mosquito para que pueda entenderlo a usted.
-Desáteme.
-¿Vio esa lluvia, oficial?
-No le encuentro nada de particular.
-Alma sensible la de los policías.
-¿Qué dice?
-Decía que es la lluvia más triste y mansa que he visto en toda mi vida.
-Desáteme.
-No pienso dejarlo ir, oficial, llueve y no quiero quedarme solo.
-¿Qué le asusta de la lluvia?
-Su composición química.
-¿Y cuál es?
-Hidrógeno dos, oxígeno uno y recuerdos mil
-Desáteme, Marc.
-No. Tengo pensado otro final para usted.
-¿Cuál?
-Voy a matarlo.