viernes, diciembre 02, 2011

Arthur Tress, coleccionista de sueños



Me gusta la mirada siniestra, oscura y bella de este fotógrafo. Colecciona, además, algo que a mí me inquieta: sueños. Sueños y pesadillas que luego traduce -o al menos eso intenta- a través de la luz. 

Nacido en 1940 en Brooklyn, Arthur Tress se inició en el mundo de la fotografía con solo 12 años. A sus 20 se trasladó a París para asistir a la escuela de cine, pero prefirió viajar por Europa, Egipto, Japón, India y México. Acabó instalándose en  Suecia y trabajó como fotógrafo en el Museo Etnográfico de Estocolmo. A finales de la década regresó a Nueva York, y pronto cambió la forma clásica de fotografiar la realidad, manipulándola para mostrarnos un mundo mas surrealista. La fuerza de sus desnudos masculinos combinan la ternura con la crueldad. El trabajo de Arthur Tress está ubicado en una perspectiva documental pero de carácter onírico. En todas sus fotografías existe la participación de niños, a quien muchas veces pregunta sus sueños para luego trabajar sobre esas escenas. Es algo que Michel Tournier ha captado y manifestado en su libro sobre fotografía El crepúsculo de las máscaras. En las imágenes de Tress, expresa Tournier, los niños son ''el testigo privilegiado" que recuerdan, que ven, son el cuerpo del delito como en el Rey de los Alisos. Otro elemento que se observa en el trabajo de Tress es la utilización de ambientes contaminados en los que hace sus imágenes, sus locaciones son lugares sucios, en un clima nebuloso, lo que le permite crear un carácter opresivo en la imágenes de la serie El coleccionista de sueños. Actualmente reside en California.