sábado, enero 22, 2011

Marguerite Duras


Hay que amar mucho a los hombres. Mucho, mucho.
 Amarlos mucho para amarlos. Sin esto, no se los puede 
soportar.