viernes, enero 14, 2011

César Pavese


¿Por qué el que está verdaderamente enamorado reclama la continuidad, la vida eterna de las relaciones? Porque la 
vida es dolor, y el amor gozado es un anestésico: ¿Quién 
quiere despertarse en medio de la operación?