martes, enero 04, 2011

Ludwig van Beethoven


El gran músico Ludwig van Beethoven tenía un hermano muy avaro. En cierta ocasión no tuvo más remedio que pedirle dinero, pues el compositor andaba bastante mal económicamente. El hermano, llamado Cristóbal, le escribió una carta diciendo que lo sentía mucho, pero que se las arreglara como pudiera; la firma era la siguiente: “Cristóbal van Beethoven, propietario de bienes”. Ludwig, muy irritado por la grosera carta recibida, le contestó lo siguiente:
“A don Cristóbal van Beethoven, propietario de bienes:
Necesito tu dinero, pero no tus sermones.
Ludwig van Beethoven, propietario de la inteligencia”.

Antología de anécdotas, Luis Aguirre