martes, enero 25, 2011

In-tensión

Pero nadie se detiene para contemplar lo más profundo de tu angustia. Eres feliz, pero te angustias. Por el Tiempo. Por el origen. Por el amor. Por todas esas bobadas que han copado la mente del hombre desde las primeras luces. Houllebecq me mira a través del espejo y me dice: "Intentamos ser fieles al destino a través de amores cada vez más difíciles". Y veo que soy yo quien en verdad lo dice. Satie no deja de tocar para mí.