domingo, enero 16, 2011

Wolfgang Amadeus Mozart


Un día fue un amigo a visitar a Mozart y lo encontró bailando con su esposa en la muy reducida estancia de su residencia. Asombrado, les preguntó:
-Pero ¿qué hacen ustedes?
Mozart le replicó sonriente:
-Nos calentamos… Tenemos frío y no tenemos dinero para comprar leña.

Antología de Anécdotas, Luis Aguirre