miércoles, diciembre 10, 2008

Clarice Lispector y Emily Dickinson

He retomado los ensayos con mi grupo de danza. Ahora mismo voy hacia allá, pero antes quiero brindar a la memoria de dos escritoras que nacieron un día como hoy: la brasileña Clarice Lispector y la poeta estadounidense Emily Dickinson.

Clarice Lispector
(Brasil 1920-1977)

De Clarice Lispector me gusta su escritura incasillable. He tenido la suerte de poder leerla en portugués y haber encontrado en su prosa mucha poesía. Su flujo de conciencia puede en ocasiones ser un perfecto tratado de psicología. Le obsesiona el lenguaje y la palabra como limitante. O como ella escribió: La palabra de Clarice Lispector es rigurosa porque debe traducir con un medio limitado algo que es mucho más grande que el lenguaje. Debe traducir el misterio y lo que carece de nombre, debe expresar con términos racionales lo que la mirada percibió más allá, debe ser capaz de fijar el instante y el acto ínfimo que está en el origen de todo. Tenemos ya aquí algunos de los motivos recurrentes de su obra: la mirada, a la vez visionaria e implacable, la consagración del instante y la importancia de lo aparentemente banal.

Fragmento de La Pasión segñun G.H.

" La cucaracha con la materia blanca me miraba. No sé si me veía. No sé lo que ve una cucaracha. Pero ella y yo nos mirábamos y tampoco sé lo que una mujer ve. Pero si sus ojos no me veían su existencia me existía - en el mundo primario donde yo había entrado, los seres existen a los otros como forma de verse. Y en ese mundo que yo estaba conociendo, hay varias formas que significan ver: uno mira al otro sin verlo, uno posee al otro, uno come al otro, uno está sólo en un rincón y el otro está allí también: todo eso también significa ver. La cucaracha no me miraba con los ojos sino con el cuerpo.
(...)
Lo que yo veía era la vida mirándome. Cómo llamar de otro modo a aquello horrible y crudo, materia prima y plasma seco, que estaba allí, mientras yo retrocedía hacia dentro de mí en naúsea seca, yo cayendo siglos y siglos en el lodo -era lodo y ni siquiera lodo ya seco sino lodo aún húmedo y aún vivo, era un lodo donde se movían con lentitud insoportable las raíces de mi identidad. "
.
C.L.
(EEUU. 1830-1886)

Con Emily me unen varias cosas, como la definición de su poesía: "Si tengo la sensación física de que me levantan la tapa de los sesos, sé que eso es poesía", o su conocida reclusión. La gente que me conoce sabe que así como puedo pasar meses on the road, viajando y viviendo a un ritmo intenso, también es cierto que cuando estoy en casa puedo llegar a recluirme y a desconectarme del mundo entero por horas, días, semanas... para dedicarme a leer y escribir, y que además mis poemas y relatos permanecen guardados. Son pocos los que han leído la mayoría de mis textos. No me refiero a lo que coloco en el blog, sino a los que se van acumulando en mis cuadernos, en mis diarios, en mi computador...

1714

Con una luz en fuga
Vemos mejor, ya lo creo,
Que con una mecha permanente.
Hay un algo en la huida
Que la visión aclara
Y realza los rayos.

.
E.D.

---
¡Salud!