domingo, febrero 14, 2010

Nochiario de un Pájaro Color de Muerte

(fragmento)
.
A Mark
.
Ser valiente por escupir versos sobre cualquier superficie. Por entregarte un poema hecho de carne y hueso. Por decirte esta noche te regalo mi cuerpo azul que es como regalarte un cuento inconcluso, un pergamino que se extiende por tus dedos mientras lo lees desnudo, porque los mejores escritos los leemos así: desnudos e indefensos ante la maravilla del verbo. Mi cuerpo es un Verbo congelado. Ojos desnudos para descifrar mi mensaje. Mark derrite mi cuerpo para descubrir los secretos mi mente. "Eres un Pájaro Color de Muerte", me dice mientras me abraza con furia, tus alas son tan grandes y por eso te pesan. Y luego me abraza más fuerte como si estuviera salvando una Ninfa suicida. Sí soy Pájaro Color de Muerte, repito con mi boca derretida. Bato mis alas sin poder elevarme. Vuelo hacia abajo, hacia los submundos creados en nuestros vientres. Y sigo siendo valiente por escupir versos en cualquier superficie. Por camuflarme en el infinito color del silencio. Cuánta música habita el silencio. Cuánta música tras la explosión de nuestros cuerpos. Cuánta música en nuestra precaria forma de buscar la gracia de Dios, de encontrarlo, de poseerlo, de pervertirlo. Nadie que en verdad haya amado puede llamarse ateo.