lunes, junio 27, 2011

De Jack y sus juegos de palabras

Jack Hrschman & Carla Badillo Coronado
by Mark Alvarez. SF 2011

Esta tarde me encontré con mi lindo Jack Hirshman, poeta, traductor y amigo. Nos encontramos en un salón de comida vietnamita en la Av. Columbus. Mark me acompañó al lugar luego de tomarnos un africano en Café Trieste. Al entrar lo vimos en la esquina comiendo su sopa. Tan él, como siempre.  Llevaba una gabardina y un sombrero negro (estos detalles le daban un aire de caballero de la noche). Y como siempre rodeado de papeles, libros y regalos. Estos últimos para mí. Jack siempre ha sido detallista conmigo. Y esta vez no podía ser de otra manera, habían pasado tantos meses para nuestro reencuentro que ni bien empezamos a conversar me entregó una especie de pintura doblada como si fuese un sobre. Adentro  estaba escrito con su puño y letra... Léelo bien -me dice- y fíjate lo que forman las iniciales de cada palabra. Abro los ojos por la grata sorpresa. Jack escribió algo formando precisamente mi nombre completo (Carla Badillo Coronado): 

Clearly A Radiance Lives, 
a Being Adorably Daring 
In Lifting Love 
Over Conditions Of Repression 
Or Negartion 
And Defining Overflowing.

Abbracciebacci, Carlita, Sempre, 

Jack


Luego me entrega dos poemarios y, finalmente, tras su conocida cara de suspenso y particular sonrisa, saca lo que parece una especie de revista vieja, desteñida por el tiempo. Lo coloca en mis manos y se trata de "IN CREATION. A journal of art and upheaval" (En creación. Una revista de arte y creación), que data del 15 de junio de 1977. Y cuyos contenidos a simple vista son, entre otros: Un guión llamado "The gift of Víctor Jara", el análisis de varios films como "Black moon", "Logan's run", "Sweet movie", "Star wars", etc., y varios artículos anarquistas. 

Luego hablamos un rato, y nos cuenta que en unos días se irá con Aggie a Europa y pasarán allá casi dos meses, por lo que ésta vez no podremos compartir mucho. Eso me puso un poco triste porque Jack es alguien con quien me gusta mucho conversar y hasta confesarle ciertas cosas, él es -como solemos bromear- el tatara abuelo que toda muchacha como yo quisiera tener. También me hará falta como traductor,  ya que tengo muchos poemas nuevos que me habría encantado indicarle personalmente . Pero bueno, al mismo tiempo estoy feliz por él, porque sé que ese viaje le hará muy bien en todo sentido. Ya a su regreso seguiremos....