domingo, enero 04, 2009

Albert Camus/ El hombre rebelde

(Mondovi, 7 de noviembre de 1913-Francia, 4 de enero de 1960)

(fragmento)
Por confuso que sea, una toma de conciencia nace del movimiento de rebelión: la percepción, con frecuencia evidente, de que hay en el hombre algo con lo que el hombre puede identificarse, al menos por un tiempo. Esta identificación no era sentida realmente hasta ahora. El esclavo sufría todas las exacciones anteriores al movimiento de rebelión. Y hasta con frecuencia había recibido sin reaccionar órdenes más indignantes que la que provoca su negativa. Era con ellas paciente; las rechazaba, quizá, en sí mismo, pero puesto que callaba, era más cuidadoso de su interés inmediato que consciente todavía de su derecho. Con la pérdida de la paciencia con la impaciencia, comienza, por el contrario, un movimiento que puede extenderse a todo lo que era aceptado anteriormente. Ese impulso es casi siempre retroactivo. El esclavo, en el instante en que rechaza la orden humillante de su superior, rechaza al mismo tiempo el estado de esclavo. El movimiento de rebelión lo lleva más allá de donde estaba en la simple negación. Inclusive rebasa el límite que fijaba a su adversario, y ahora pide que se le trate como igual.
.
Albert Camus, El hombre rebelde. Editorial Losada, Buenos Aires, 1978.
.
Gracias a mi querido amigo Lyon, en San Francisco, por nuestra conversación sobre Camus durante la cena con Mark, en E tutto Qua. Nunca olvidé tu recomendación.