viernes, diciembre 31, 2010

Fin de año en familia


La despedida final fue junto a mis padres y hermana. Decidimos alejarnos varios días de la ciudad, y para ello viajamos hasta Arashá, a casi dos horas al noroeste de Quito, en el bosque tropical de Pedro Vicente Maldonado. El primer día: descanso total, y por la noche la tradicional quema de monigotes y los doce deseos de rigor acompañando las uvas. Este año, a diferencia de otros, voy a la cama lo más pronto posible (3 am) ya que despertaré en pocas horas para iniciar la exploración de algunas rutas de la zona.  Este sector es de los más privilegiados de Ecuador y el mundo, cuenta con más de 35.000 especies de plantas, de las cuales más del 50% son endémicas de la región, el área contiene también 500 especies de aves y la más grande variedad de anfibios en el mundo con 664 diferentes especies. Será una buena experiencia. 

 paradero en medio de la carretera, Nanegalito

Una de las tradiciones de fin de año en Ecuador:  hombres se visten de "Viudas locas", paran los carros y piden alguna colaboración para el (año) viejo que está por morir

 gran paisaje

cuando nos quedamos sin gasolina y una señora nos vendió un par de galones por Nanegalito (lo que no se ve es cuando mi padre, al momento de aspirar, tragó una considerable dosis de gasolina, es decir quedó inflamable)

 Llegamos!! 
SILENCIO: Por favor, estamos contando aves 

 loritos

 botas de caucho listas para ser usadas en las caminatas

 boom de medianoche

 quema de los tradicionales monigotes de fin de año

 madre y padre frente al fuego

bailando con mi ñaña
 ¡goza, madre bella, goza!