domingo, diciembre 26, 2010

Navidad en la Quebrada Seca con TULLPUCUNA

algunos compañeros de danza:
(arriba) Karlita, Nancy Mireille, Luchito (Noel), Mónica, Óscar
(abajo) Memo, yo, mi madre (adelante), Daniel

Cosas como las de hoy me reconcilian con el mundo. Acabo de regresar de Huairapungo. O Puerta del Viento. O Quebrada Seca. O barrio del Común. Al fin y al cabo son todos nombres de un mismo sitio, de ese rincón escondido que tiene Pomasqui, y al que siempre me gusta volver. Es, además, el barrio de Memo, uno de mis buenos compañeros de danza, y esa es otra razón por la que me siento siempre en casa. Allá estuvimos hoy compartiendo con mucha gente, sobre todo niños, bailando, jugando y preparando alguna comidilla entre todos, y luego la espumilla, machacando fresas y batiendo huevos, qué ilusión, me vuelvo niña niña niña. Y luego arriba, a comer junto a la tullpa, asando maduritos en el fuego mientras Taruka reaparece entre la guitarra y el bombo que el Memito le regaló a mi madre. Bombo hecho de cuero de chivo y chaguarquero, así, bien templado para qué suene y resuene hasta la cima de la montaña. Y luego cantando cumbias, bebiendo chaguarmishque y resguardando el San Pedro que nos entregaron. ¿Cómo no levantarse con ésto? ¿Cómo no renacer?

con plátano en mano a falta de maracas jaja

mi madre con paso adelantado, y mis compañeros queridos en hilera subiendo por el chaquiñán

a bailaaaaar!!

machacando las fresas para la espumilla

Memo y su hermana Marina 

madre e hija en plena prueba de calidad, jaja

 espumilla está lista para repartir!!

preciositos

títeres

mimo (Galo) y payaso (Javier) 

ahora vamos con los hot dogs.....

y con los regalitos

*
*

y los concursos...

Este Santa Claus bailaba y por eso me cayó bien

Nuestro gran regalo