martes, agosto 26, 2008

NM en mi bolsillo, regreso por la 66. Next Stop: San Francisco

En un bus abandonado del que me apoderé en la carretera Albuquerque - Santa Fe. NM.

Cuántos días, semanas, o fueron años los que estuve en Nuevo México. Sé que el dios tiempo se entregó a mí. Cronos rendido a mis pies. Qué bien se siente no ser esclavo de las horas. Las manecillas del reloj bailando a mi ritmo. Nuevo México es uno de los lugares mas especiales que he conocido. Tengo la sensación de haber vivido mucho tiempo aquí. Han sido tantas experiencias, paisajes, música, gente, que todavía estoy digiriéndolo todo. Mastico nombres y rostros. Los trago, me alimento de ellos. Nuevo México me atrapó, me hechizó. Albuquerque, Santa Fe, Taos, y todos los pueblos que los conectan. La histórica ruta 66. El territorio navajo y los 19 pueblos nativos a lo largo del Rio Grande, el río que no preguntó mi nombre y me dejó entrar.

A Nuevo México le llaman la tierra encantada.... y tienen razón. Me costó salir de cada uno de sus pueblos, parecía que querían apoderarse de mí el espiritu de Butch Cassady & the Sundance kid, y los aullidos de los beat gritando desde alguna furgoneta. Aún tengo el picante del jalapeño en mi boca, la cerveza negra, las sirenas de los policias, los nosecuantos libros que consegui en una libreria de viejo: sam shepard, chandler, una biografia de celine, anne sexton, Faulkner!!!... y como 4 libros de Miller tres de ellos totalmente desconocidos para mi, creo que no hay traduccion en espanol, y una antologia de 87 poetas norteamericanos...entre ellos el viejo Buk. Y más y más libros. Todavia retumba en mi cabeza las invitaciones para irme a Tijuana o a Ciudad Juarez, mi busqueda de gasolineras viejas o alejadas para tomar la foto que le prometi a Mr. Elias. Tengo frescas en mi mente las casitas de adobe, los minerales turquesas, esa noche en la que con Andrew no parabamos de decir malas palabras porque nos asustamos al ver la luna. No, no era normal esa luna, era enorme e ilumiba la reserva. Nos reiamos como dos ninos porque pensamos que se acababa el mundo, podiamos ver las tres montanas sagradas... y caminabamos de espaldas para no perdernos ni un solo segundo esa magistral imagen. Si algun dia hago otra pelicula, quiero que el final sea asi. Aun tengo la armonica, los pueblos fantasmas, las hostales baratas, los amigos de una sola vez, pero amigos al fin, partners en el camino. Cuantas jodidas lecciones he aprendido. Cuantos angeles y demonios me han salvado. Me saltan nombres ahora mismo: Andrew, Douglas, Justin, John, Amu, el viejo Lui. Anneth, Cristie, Lisseth, Nancy Red Star, Rodha, Moona............Todos se quedan atras, es el precio el viajero debe pagar.

Regreso al desierto de Sonora, pero convencida de que Nuevo Mexico estará en mi futuro cercano. Volveré a para seguir cosechando blues en luna llena. Siempre habra espacio para mí en este lugar. Aquí, en Nuevo Mexico, donde canté con Bob Dylan hasta llorar una tarde cualquiera cuando el sol fue lila. Aquí, donde conocí mejor a las mujeres que habitan en mí. Aquí, donde escribí relatos y poemas que huelen a madera vieja, a sábanas arrugadas a las tres de la manana en mi habitacion de turno. La 66 rute hostel, Santa Fe hostal, y la del nombre más genial, aquel que sólo pronunciarlo causaba curiosodad: The Abominable Snowmansion, en Taos. Aqui, en esta tierra que me quitó la voz -literalmente- y me la devolvió a la manana siguiente de la ceremonia sagrada. Sí, la ceremonia de peyote de la que todavía mis ojos conservan el fuego. Toda la noche y la madrugada al interior de un Tipi. Todos adentro eran indios Taos y algunos Navajos. Y yo en medio de ellos, vestida con trajes bordados y mis alpargatas. Todos cantando en su lengua, todos moviendo nuestras plumas, el taita Tharon tocando el instrumento que nos conectaba con nuestros yayas. Pensé en mis abuelos, en la Quilago, en los cerritos de Kitu. Estabamos todos conectados y la llama se hacía cada vez más grande. El guardián del fuego con su rostro imponente y sus trenzas blancas. Y yo con mi flautita y los encargos de Taruka. Nuevas puertas se abrieron. Yupaichani mashi kuna.

Sigo acumulando todo lo que ya escribiré aquí, cuando juegue a ser sedentaria. Por ahora a descansar. Casi diez horas de viaje en la vieja van de Lui, un artista que me trajo hasta Phoenix. Uno de los mas grandes seres humanos que he conocido. Lui no tiene amos. Vivió en la montana tres meses y ahora vuelve al desierto.... Hablamos de poesía, de política, del desgraciado de Bush, de sociedades secretas. Hablamos de nuestras familias, me habló de su madre, una indígena boricua y de su padre de Filipinas. De sus ex mujeres, de su hija que fue anorexica y que ya se esta recuperando. De su época en la que lo apostó todo en los casinos y se fue derechito pa' la quiebra. De la búsqueda de sus raices indias, de cuando perdió el sentido del olfato por completo, de sus ganas de conocer Ecuador, de su lucha constante por no dejarse absorver por este sistema inmundo.

...Llueve en Arizona. Las casi diez horas de viaje no se sintieron. Ahora Lui me deja en Fountain Hills. Todo se vuelve silencio. Un coyote vuelve a aullar. Lui se despide y sigue su viaje a Tucson a encontrarse con su novia, o una de ellas. Sí, Luis Escoto y su vieja van en la que caben sus suenos. Quizá no lo vea nunca más, él no tiene nada que ver con computadores y no tiene mas máquinas que la de su casa andante. Seguramente no leerá estas palabras en las que dejo constancia mi admiracion por su arte, por la forma en la que dobla el metal con sus manos para crear guerreros indios y venados danzantes. Veo como se aleja y nuevamente me quedo sola, pero feliz. No hay nada que hacer... es el precio que debe pagar el viajero.

... Me voy a dormir. Desde hace un par de dias que no lo hago. Y en unas horas más seguiré mi camino. Next stop: San Francisco.
Taos Pueblo (territorio indigena)
.

Hornos autóctonos. Taos Pueblo.
.

Con Lui Escoto. Artista. Santa Fe_NM
. Andrew tocando el tambor. Uno de mis angeles en el camino. Centro de arte comunitario. Albuquerque NM.
.

Con Lisseth, una cantante nacida en Chile pero que vive como treinta años en Santa Fe. NM. Esta media loca como yo. De una voz fuerte y media ronca. Estabamos en una exposicion de esculturas nativas.
.

Extrana pieza de arte en medio de la nada. Otro pueblito fantasma. Carretera via Santa Fe.

Casa Abandonada. Madrid_ NM

Danzante Venado. Santa Fe.

.

Tipis. Gallup_NM

Con Amu. Tipis. Arroyo Seco_Taos.
.

Con Jasper, indio Tao. Atrás parte del Tipi en el que se realizo la ceremonia de Peyote.

Con algunas mujeres Taos. Glorieta_ NM