miércoles, febrero 26, 2014

Antonio Porchia



Porque saben el nombre de lo que busco ¡creen que saben lo que busco!