sábado, noviembre 01, 2008

anaCrónicas de viaje

Hay dos cosas que quienes me conocen saben muy bien: que soy anacrónica y que soy despistada, muy despistada. A veces regreso a mi cuarto de turno y me doy cuenta que dejé una mano, un brazo, dos piernas, y quién sabe cuántas cosas más. A veces se ríen porque llevo siempre un bolso, pero por lo general nunca guardo mi cuaderno verde en él, siempre lo llevo en la mano como desafiando a la suerte, como casi entregándole algo muy íntimo, el conjunto de mis garabatos, de mis jeroglíficos, de los nombres que me voy esculpiendo.

Ahora estoy viviendo otra etapa de ese gran viaje que empezó hace meses y que me ha llevado a conocer tanta gente, lugares, historias que estoy segura que me tomará quizá el doble, el triple, por no decir el resto de mi vida en masticarlo.

Es lógico que no pueda actualizar este blog como quisiera. Y como saben ando viajando por España. Llegué a Madrid y me fui directo al sur, a la punta, y luego subí hasta el norte, hasta llegar a tierras en las que hoy nos hacen rechinar los dientes del frío y en la que nos es inevitable no pensar en el amor, en ese perro del infierno que nos ladra cómo si fuese parte de ese dulce castigo. Estoy por tierras vascas, y sigo.

A lo que voy es que seguiré actualizando mis crónicas, fragmentos y desvaríos al ritmo que pueda. Esto lo aclaro para que sepan que se han realizado eventos, encuentros, etc. (como el recital en Illescas, Toledo organizado por el Kebran, mi estadía en casa de Pepe Pereza, mi encuentro implaneado con Patxi Irurzun en Pamplona, con David Murders en Bilbao, mi dimensión paralela con Beñat, y muchas cosas más) que han sido para mí muy muy gratificantes y que estoy loca por colgar aunque sea retacitos, pero el tiempo y el acceso es más dificil. Así que seguiré al ritmo del camino.
Además quiero agradecer desde mi shungo a quienes se han pronunciado o se han tomado el tiempo para escribir unas cuantas letras a esta mujer andina. Lo iré colgando aquí, porque como siempre he dicho este pequeño espacio es como mi casa, en la que voy llenando de todo lo que a mi me hace sentir en calor de hogar, en la que siempre habrá un espacio para los amigos y las buenas cosas de la vida.

Así que por ahora cuelgo este post de Uberto Stabile, mi puentecito para cruzar el charco y una especie de angel protector en el camino. Yupaichani.
Faro_Portugal
.
Por Uberto Stabile
.
Llegó como si se tratase de una exhalación del viejo sal paradise, cruzó el océano como cruza todas las puertas que se propone, es tal y como nos conocimos hace quinientos años, un volcán suspendido en el filo de la navaja, mi pequeña frida se metió el mundo en el bolsillo, es difícil sustraerse a su vitalidad, a su pasión por se libre y hacerlo en alto, a esa contagiosa intensidad con la que alimenta el fuego de lo desconocido. todos se enamoran de ella, jóvenes, niños, mayores, hombres y mujeres, tiernos y malditos, porque de todos hay algo en ella. la reina del despiste, la hechicera de la carretera tiene más poesía en sus zapatos que cualquiera de las bibliotecas que conozco, quienes tenemos la suerte de cruzarnos en su camino sabemos que nunca la olvidaremos.ahora debe estar en algún lugar de la rioja, camino del norte bajo la lluvia,en medio de una de esas tormentas que azotan este otoño de los mirlos. ya sin concesiones shongu beat mi pequeña frida, por los kilometros compartidos, por los tragos, por frida, por enma goldman y nuestros amados ginsberg y ferlinghetti, si hubiera vuelto a nacer no podrían haberme hecho más semejante. que pachamama te susurre cuando el camino se te haga dificil. buon voyage mpf