lunes, abril 30, 2012

Einstein siempre será bienvenido



Entre el mazapán y el Licor del Soltero



A la noche, una nueva cena casera nos esperaba en casa de Isaac y de Alicia, y como postre degustamos los mazapanes que Mark compró en Toledo y que son típicos de la ciudad. Doña Clarita tuvo la magnífica idea de sacar una botella de licor hecho también en casa, y al que lo denominó: "el licor del soltero", cuya preparación básicamente consiste en macerar aguardiente, canela, azúcar y frutas al gusto (fresas, cerezas, higos, manzanas, peras, naranja). Al año ya se puede consumir, mientras más años se deje macerar mejor. Las futas también pueden consumirse aparte, machacadas con helado. El licor que Doña Clarita nos brindó llevaba ya dos años macerándose. Salú!!!



La ley no es una respuesta a los dogmas religiosos. El aborto es una cuestión de salud pública - Rosana Alvarado



Bien, carajo. El aborto es una cuestión de salud pública. Excelente intervención, de principio a fin, de la Asambleísta Rosana Alvarado (Alianza País). "La legislación no es acto de fe. La ley no es una respuesta a los dogmas religiosos. Quienes quieran vivir de moralinas y quienes quieran mantener actitudes pacatas con cuestiones de salud pública que se confiesen el domingo."


...



The Cramps - Can Your Pussy Do the Dog?

Gracias a Mark por la recomendación

domingo, abril 29, 2012

Memorias del Subsuelo - Fedor Dostoievski




"Soy un hombre enfermo. Soy un hombre malvado. Soy un hombre desagradable. Creo que padezco del hígado. Pero no sé absolutamente nada de mi enfermedad. Ni siquiera puedo decir con certeza dónde me duele. Ni me cuido ni me he cuidado nunca, pese a la consideración que me inspiran la medicina y los médicos. Además, soy extremadamente supersticioso… lo suficiente para sentir respeto por la medicina. (Soy un hombre instruido. Podría, pues, no ser supersticioso. Pero lo soy.) Si no me cuido, es, evidentemente, por pura maldad. Ustedes seguramente no lo comprenderán; yo sí que lo comprendo. Claro que no puedo explicarles a quién hago daño al obrar con tanta maldad. Sé muy bien que no se lo hago a los médicos al no permitir que me cuiden. Me perjudico sólo a mí mismo; lo comprendo mejor que nadie."


Memorias del subsuelo. Ed. Libertador. Buenos Aires. 2009
(M)

De un lado al otro...



La biblioteca de William Shakespeare


The Library. Shakespeare’s House
(Stratford Upon Avon)

TOLEDO... entre Mark, Alicia, Rilke y Alberti






"No cabe duda de que jamás podré decir cómo es esto de aquí, querida amiga (esto se reserva al lenguaje de los ángeles, con el que intentan comunicarse con los humanos), pero cuando le digo que esto sea así, que en realidad existe, ha de creerme, cueste lo que cueste. No se puede describir a nadie. Aquí no existe el azar: todo responde plenamente a una ley. Esta extraordinaria presencia tiene todo el carácter sideral de los astros cuya proyección hacia afuera y cuya posición en el espacio es tal, que ahora comprendo la leyenda según la cual Dios, el cuarto día de la creación tomó en sus manos el sol y lo puso justo encima de Toledo. Ya he recorrido los diferentes lugares y me he empapado el alma con todo ello para retenerlo para siempre: los puentes, los dos puentes, este río y sobre él esta extensión abierta del paisaje abarcable a la mirada, que no es definitivo ni acabado, que aún está elaborándose. [...] Me duele no hallar el tono exacto para describir todo lo que he visto. Aquí, por primera vez, he imaginado que sería posible recorrer diariamente la ciudad para cuidar a los enfermos; atravesando esta ciudad todos los días, uno podría insinuarse en cualquier esquina y esfumarse en lo angosto de una callejuela. No hay forma de asomarse al "exterior": todo está intensamente marcado por los límites que lo deslidan de lo de "fuera"...
(Rainer María Rilke. Cartas del vivir)







"Andar por Toledo, y en la oscuridad de una noche sin luna como aquella, es adelgazarse, afinarse hasta quedar convertido en un perfil, una lámina humana, dispuesta a herirse todavía, a cortarse contra los quicios de tan extraña resquebrajadura, es volverse de aire, silbo de agua para aquellos enjutos pasillos, engañosas cañerías, de súbito chapadas, sin salida posible, es siempre andar sobre lo andado, irse volviendo pasos sin sentido, resonancia, eco final de una perdida sombra. Perdida y mareada sobra era yo, cuando de pronto, en uno de esos imprevistos ensanches -brusquedad de una grieta que supone una plaza, codazo de una calleja que hunde un trecho de espacio para el murallón de un convento, una iglesia, un edificio señorial-, se levantó ante mí un desmelenado y romántico muro de yedra, entre la que clareaba algo que me hizo forzar la mirada para comprenderlo. Era una losa blanca, una lápida escrita, interrumpida aquí y allá por el cabello oscuro de la enredadera. El temblequeo de un farolillo colgado a una hornacina me ayudó a descifrar: "AQUÍ NACIÓ GARCILASO DE LA VEGA..." La inscripción continuaba en letra pequeña, difícil de leer, aumentando otra vez de tamaño al llegar a los números que indicaban el año de nacimiento y el de la muerte del poeta: 1503-1536. Y me pareció entonces como si Gacilaso, un Garcilaso de hojas frescas y oscuras, se desprendiese de aquella enredadera y echase caminar conmigo por el silencio nocturno de Toledo en espera del alba.

(Rafael Alberti)








sábado, abril 28, 2012

Geoffrey Agrons




En el otro costado - Juan Ramón Jiménez



"Los dioses no tuvieron más sustancia que la que tengo yo". Yo tengo, como ellos, la sustancia de todo lo vivido y de todo lo porvivir. No soy presente sólo, sino fuga raudal de cabo a fin.Y lo que veo, a un lado y otro, en esta fuga (rosas, restos de alas, sombra y luz) es sólo mío, recuerdo y ansia míos, presentimiento, olvido, ¿Quién sabe más que yo, quién, qué hombre o qué dios, puede, ha podido, podrá decirme a mí qué es mi vida y mi muerte, qué no es? Si hay quien lo sabe, yo lo sé más que ése, y si quien lo ignora, más que ése lo ignoro. Lucha entre este ignorar y este saber es mi vida, su vida, y es la vida. Pasan vientos como pájaros, pájaros igual que flores, flores soles y lunas, lunas soles como yo, como almas, como cuerpos, cuerpos como lamuerte y la resurrección; como dioses. Y soy un dios sin espada, sin nada de lo que hacen los hombres con su ciencia: sólo con lo que es producto de lo vivo, lo que se cambia todo; sí, de fuego o de luz, luz. ¿Por qué comemos y bebemos otra cosa que luz o fuego?

Jack Kerouac



Artaud: La enajenación y la locura - J. Durozoi



Artaud se considera uno de estos "forzados de la sensibilidad", uno de los que, como a Van Gogh, llamará más tarde "suicidas de la sociedad". Mientras la sociedad pretende readaptar al "loco" a la vida normal, reintegrarle en la cotidianidad, Artaud demuestra que lo único que logra es una inadaptación cada vez más acusada a lo que es en realidad la existencia, una desintegración aun más pronunciada de la personalidad. La práctica psiquiátrica es el colmo de la práctica enajenadora porque toda práctica social, al plegarse a las leyes y normas admitidas, es enajenar en el sentido directo: hace del individuo otro del que debería ser, gravita con su peso exterior sobre su interioridad y la falsea. El ideal del psiquiatra es un individuo dentro de la sociedad, en tanto que la tentativa de Aratud no tiene otro sentido que el de extraerse a la sociedad para hacer que ésta le reconozca como diferente y, en consecuencia, para transformarla. De la misma suerte, Artaud no podría concebir intensión terapéutica alguna sino como voluntad de alejarle cada vez más de la verdad y su plenitud. Al hombre internado se le vacía de sí mismo, se le intenta suplantar por un "yo" artificial, congruente con las normas colectivas, es decir, con la mentira generalizada, con el sumiso no-pensamiento, con la aceptación de la pérdida del cuerpo. 

J. Durozoi. Ed Guadarrama. Madrid. 1975.

(M) 

Nambroca, la ruta del Quijote y la familia de Alicia



Los queridos amigos Alicia Martínez e Isaac Alonso nos esperaron en la puerta de la estación de trenes de Toledo. La última vez que los vi fue hace casi 4 años en Valencia, cuando amablemente me recibieron en su casa y organizaron la proyección de mi documental sobre Jamie Guevara y un recital de poesía en el Bar EL DORADO, muchas cosas han pasado desde entonces, así que ésta era una buena oportunidad, además de cumplir con las actividades para las que fui invitada, para ponernos al día. Además, esta vez no sólo era especial por el reencuentro sino por la presencia de Mark, que esta vez me acompañaba. El hombre que además de ser mi gran amor, se había convertido en una especie de personaje misterioso, y ahora el policía bohemio del barrio de North Beach también recorría conmigo España.

Alicia y Mark recorriendo Nambroca

callecitas solitarias, faros y vientos de otros tiempos

paisajes tranquilos, árboles, ovejas

Cuando nos subimos al auto, Alicia nos dijo que ya tendríamos tiempo de recorrer Toledo, pero que ahora iríamos directo a Nambroca, a menos de diez minutos de Toledo, y que era el pueblito donde actualmente viven. Así que allá fuimos. Ni bien entramos, fue un contraste con Madrid y la bulla de la gran ciudad. Nos sentimos muy a gusto. Aquí el cielo parecía más amplio y la casa era antiguas y grande, con escaleras de madera y plantas cercando la propiedad. El calor y la amabilidad de su familia fue reconfortante. Me gusta llegar a casas de las ciudades o pueblos que visito porque ahí te puedes dar cuenta de su forma de vida, mucho más que cuando estás aislado en un hotel. En esta viven los padres de Isaac: don Isaac y doña clara, Isaac, Alicia, África y su pequeño bebé. 

Isaac sirviendo parte del generoso y delicioso almuerzo

Mark conversando con Don Isaac y Doña Clara en la cocina




Ni qué decir que nos atendieron de la mejor manera. Luego de que Mark, Alicia y yo retiramos a África de la escuela, regresamos a casa para almorzar. Y en la mesa hubo de todo, croquetas, frituras, gambas rebosadas, lentejas manchegas, y hasta un delicioso postre de manzanas horneadas.  De sobremesa un buen cafecito con whisky y listos para la tradicional siesta. ;)




Una de las cosas que me sorprendió y gustó muchísimo es que Doña Clara, a pesar de su ceguera, se mueve de arriba abajo, prepara el almuerzo, sirve los platos, cuenta historias, todo con una naturalidad y facilidad única. Además, su rostro está lleno de paz, y su esposo un hombre que inspira mucho respeto, un buen tipo que también, una vez que empieza hablar, nos lleva a historias de antaño. Me gusta la pareja que forman y como han sabido consolidar su relación a través de los años. Uno de los lugares que don Alonso nos recomendó ver en Toledo, era definitivamente la catedral y también algún taller de artesanos dedicados al arte del damasquinado, trabajo que consiste en la realización de figuras y dibujos mediante la introducción, ataujía o embutido, de finos hilos de oro y plata en acero o hierro, normalmente, pavonado. 





Ya por la tarde, Alicia nos llevó a Toledo, pero esta vez fuimos en bus, además de dar nuestro primero recorrido en esa ciudad de ensueño, debíamos ajustar detalles para mi presentación de danza el día de mañana. Menos mal Ali me salvó contra los vientos fríos con un abrigo blanco que me regaló. Ya es primavera pero el clima sigue loco. De todas formas me gusta ver el contraste del cielo gris con las fachadas de ladrillo visto, y los letreros anunciando que el camino por el que andamos, es también parte de la ruta por la que alguna vez Don Quijote transitó.

viernes, abril 27, 2012

Consuelo - Malcolm Lowry



CONSUELO 

No eres el primero que tiene el tembleque,
el vértigo, el horror; que lleva chanclos escarlata,
ni tampoco la puta invencible
perseguida por ojos como redes de pescar. Inclinándose,
duele el rostro de hierro con ojos de ágata, y despierta
el ángel de la guarda, ve el pasado
como un Partenón de posibilidades…
No eres el primero al que se coge en mentira
ni del que se dice que está muriendo.


Jeffrey C. Jones




Next Stop: Toledo


Estación de Atocha. Madrid. Abril 2012

Vamos de Madrid a Toledo en tren. Con más libros en el equipaje. La ruta se extiende. 33 minutos viaje .... Alicia e Isaac nos esperan en la estación. 


Sonny Boy Williamson - Getting Out Of Town

Gracias a Mark por la recomendación

Una pasión en el desierto - José de la Colina



El extenuado y sediento viajero perdido en el desierto vio que la hermosa mujer del oasis venía hacia él cargando un ánfora en la que el agua danzaba al ritmo de las caderas.
-¡Por Alá -gritó-, dime que esto no es un espejismo!
-No -respondió la mujer sonriendo-, el espejismo eres tú.
Y
en un parpadeo de la mujer
el hombre desapareció.


jueves, abril 26, 2012

Chantal Maillard



***

Sólo cuando vivimos en presente vamos formando recuerdos; el resto del tiempo, nos alimentamos de los ya formados; vivimos reconociendo. 

***

Alguien piensa el tiempo. Dice el tiempo cura. No, sólo se hacen más profundos los surcos que prolongan los labios. 

***

Los niños buscan piedras entre las piedras. Eligen. Una abeja se posa entre los restos de mi cena. Elige. Yo sólo cojo el bolígrafo y escribo, sin elegir. La soledad es un sello que llevo estampado en la boca.


Bélgica. Ed. Pre-textos. Valencia. 2011
(M)