sábado, abril 09, 2011

De (re)encuentros varios (familia, Tito Puente, Don King)

Con mi hermana, mis tíos y el famoso y polémico promotor de boxeo: Don King
MGM Casino. Vegas 2011

Luego vino el reencuentro con mi tía y su familia desde Nueva York. Muchos años pasaron desde la última vez que los despedí aquel verano en Woodbridge. Mis primas han crecido notablemente y supongo que ellas también ven los cambios que en nosotros ha experimentado el tiempo. Estamos muy felices de comprobar que a pesar de la distancia el nexo nunca se rompe. Los ocho vamos juntos de arriba a abajo. Pero para ser sincera lo que más he disfrutado de este reencuentro es ver a mi madre y a su hermana abstraídas en su propio mundo, contándose tantas cosas que han mantenido en espera, compartiendo, siendo confidentes, poniéndose al día, riendo a carcajadas. No sé, estudiar los rasgos de ambas mientras caminan me da cierta calma. Cómo quisiera que las dos pudiesen pasar más tiempo juntas. De todas maneras, me doy cuenta que ninguno de nosotros trata de pensar en la "realidad". Estamos aquí y ahora. Y, en medio de una ciudad en la que todo es simulación, lo más real, lo verdaderamente cierto, es ese amor fraterno. 

Tía Mery, mamá. (The Venetian Hotel & Casino)

en el suelo mi prima Gina, mi hermana Andrea, mi prima Erika, y yo, la mujer de gris. (MGM)

hermana, tío Lawrence, yop

madre, tía

family on the Strip

En cualquier caso hemos pasado ya algunas experiencias muy bonitas, como la de que sucedió esta mañana, a la entrada del Casino MGM, en la que conocimos al mismísimo Don King, el famoso y polémico promotor estadounidense de boxeo, extravagante, acusado dos veces de homicidio y celebrar grandes encuentros con la participación de pesos pesados como Muhammad Ali. Él estaba terminando lo que al parecer era una entrevista. Mi tía lo reconoció y quería saludarlo, pero no se atrevía, así que ni corta ni perezosa brinqué al ring y me presenté. Don King se portó muy amable y atento, me preguntó de dónde venía, le dije que de Ecuador. También le conté que a mi abuelo Carlos y a mi madre siempre les encantó el boxeo. Luego le dije que yo escribía, lo que era otra forma de boxear. Rió. Luego nos sacamos un par de fotografías y  nos despidió con un "adiós y que viva Latinoamérica".

 madre, tía, león de la Metro Golden Mayer en el ring, padre, tío


Todo ello me recordó cuando por primera vez pisé la Gran Manzana. Yo tenía doce años, y de igual manera los ocho caminábamos de lado a lado por la quinta avenida. De pronto mi tía grito: -Ahí está Tito Puente. -¿Quién es Tito Puente?, pregunté. -"El rey de los timbales", respondió mi padre. Y luego comenzó a entonar algunas de las canciones con las que también crecí: "Oye como va", "Castellano que bueno baila ud", "Quimbara", entre otras. Las reconocí enseguida así que yo misma fui la primera en saltar y acercarse al mismísimo Tito Puente. Recuerdo que lo saludé y le presenté a mi familia y luego nos tomamos una fotografía todos juntos. Han pasado muchos años y sin embargo cada vez que escucho alguna canción del Rey de los Timbales es inevitable no recordar la escena.