sábado, abril 02, 2011

7x (O en busca de la fórmula secreta)


Nunca he sido fan de la Coca Cola, pero sí de la historia en general. Y precisamente aquí, en Atlanta, nació la bebida más popular del mundo. En pleno downtown, frente al acuario, se encuentra uno de los museos temáticos más visitados del mundo: "El mundo de la Coca Cola". Cuatro mil metros cuadrados llenos de botellas, pinturas, autos, videos y un sinnúmero de  objetos de colección a nivel mundial que dan cuenta de la venerada (y a la vez odiada por muchos) cola negra. 


Monumento del creador de la bebida: el farmacéutico por John Pemberton


logos e insignias a lo largo del tiempo



con mi hermana en una de las secciones de diseño de botellas a nivel mundial



Entre cientos de botellas encontramos Fioravanti de Ecuador


Con mis padres y hermana con uno de los personajes más característicos 

La Coca-Cola fue creada en 1886 por John Pemberton en la farmacia Jacobs. Con una mezcla de hojas de coca y quiso crear un remedio que comenzó siendo comercializado como una medicina que aliviaba el dolor de cabeza y las náuseas; luego fue vendida en su farmacia como un remedio que calmaba la sed, a 5 centavos el vaso.




Frank Robinson fue quien en realidad le puso el nombre de Coca-Cola, y con su caligarfía diseñó el logotipo actual de la marca. Al hacerse famosa la bebida se le ofreció a su creador venderla en todo Estados Unidos. Pemberton aceptó la oferta (vendió la fórmula y su empresa en 23.300 dólares) y se abrieron varias envasadoras en Estados Unidos. Más tarde un grupo de abogads compró la empresa e hizo que Coca-Cola llegara a todo el mundo. Desde ahí la empresa se convirtió en The Coca Cola Company.


Entre las atracciones del museo se encuentran: 

-Una Línea embotelladora en funcionamiento. 
-Un cine en 4D que presenta un viaje en busca de la fórmula secreta. 
-Un salón de degustación en el que los visitantes pueden probar más de 70 productos Coca-Cola de todo el mundo.
-Una Exposición con expresiones de la marca en la cultura popular, incluyendo obras de Andy Warhol y Norman Rockwell. 
-Un cine para ver los momentos más importantes de la historia publicitaria a nivel mundial. 
-Un Chevrolet amarillo del año 1939 que fue el primer camión de reparto que utilizó la compañía en Argentina. 
-Y más de 1.200 objetos de interés de todo el mundo que nunca antes fueron exhibidos al público.


 Chevrolet 1939

Con mi padre y mi hermana degustando sodas  de África

Cine en 4D

sala dedicada a los clásicos posters de pin ups

En lo personal me divertí mucho junto a mi familia. Repito ni bebo ni comulgo con la marca, sin embargo aprendí mucho de sus inicios y desarrollo en el mundo. Me interesaba saber más del que en su tiempo fue un humilde farmacéutico y de cómo su enigmática mezcla llegó a convertirse un verdadero fenómeno, llegando al rincón más remoto de planeta, además, desde luego, del misterio que desde el principio tuvo la bebida con el dichoso 'ingrediente secreto' a quien el mismo John Pemberton lo nombró 7x.

Salvo algunos momentos en que la marca me saturaba con ese tufo de patriotismo tan propio de las atracciones estadounidenses en general y de esa cínica manera de ocultar cosas que tiene la publicidad (en una de las salas que hablaba de los beneficios sociales que paralelamente otorgaba Coca Cola en los diferentes países, a mí me dio por preguntar sobre las maquilas, la explotación salarial en Sudamérica y en otras regiones del tercer mundo y la intimidación y asesinato a miembros de varios sindicatos reivindicando sus derechos), el museo vale la pena. Sin duda es un lugar interesante,  especialmente para aquellos que, al igual que yo, son amantes de la memoria y el tiempo.