jueves, agosto 16, 2007

Lengua calcinada

Al amante del viento.


Ella canta al compás de la noche
desabrigando el pudor de las notas mayores.
Ha caído en el ritual del viento
y del amante del viento
¡Se ha vuelto viento!
De manera que ya no tiene cuerpo
mucho menos forma de mujer
sus piernas se han evaporado
como un acorde
y su cintura se ha prendido de la niebla
Ha dejado su piel en el perchero
para ser liviana entre las livianas
y tomar impulso
y hundirse en el mar generoso
donde el apetito no se limita
mar en el que habitan mil especies
todas ellas arrastradas hacia el sur
dirección en la que el mar transita.

Esta ciudad no es puerto
pero hoy se ahoga
con el sabor glorioso de la sal
la misma sal con la que Ella
calcinó su lengua
músculo cómplice que
a fin de cuentas
era lo único real que le quedaba.