miércoles, junio 06, 2007

Suicidio en una galería de arte


Tenía el arma entre mis manos
Cuando Pedro me negó tres veces
Gallos ebrios cantaban
Muñecas mutiladas como testigos
Su ojo se ocultaba entre la gente
Mientras se desangraba de inconciencia
Un ángel se incendiaba en una esquina
Seguro era lucifer arrepentido
Un cristo fue profanado para diseccionar pecados
¡Una copa de vino para disimular la herida!

El arma era mi única protectora
Hay que disparar
Hay que disparar
Hay que disparar

Cargué mi Nikon d70s
Y me disparé en el pecho
Pero tuve suerte
Porque esa noche
Morí.