viernes, octubre 27, 2006

A modo de recomendación...

En mi último artículo hice referencia a la memoria histórica desde la verdad. "Día de la raza" o "Descubrimiento de América"…da igual. La colonización, sin duda alguna, ultrajó buena parte de la historia de nuestras raíces a lo largo de este continente.

Sin embargo, uno de los comentarios fue de un muchacho del que me apena su tan vaga argumentación de un pensamiento que se deshace en el aire.

En fin, pensé responderle en la misma sección de comentarios pero he preferido hacerlo como un nuevo artículo ya que esto me permitirá adicionar algunas cosas interesantes. Así que si me permiten prosigo a responder dicho comentario.

Mi querido "descendiente de indio", (lo dices ironicamente, por tanto para mi eres un anónimo, me parece hasta gracioso) en tu seudo análisis (válido por el tiempo que te tomaste en responder pero muy pobre en cuanto a lógica y fundamento) encontré unos aspectos que aclararé y otros que reafirmaré, ya que parece que tampoco comprendiste el texto presentado.

Dices:

Me apasiona ver como creando una fantasía seudocultural generalizada (el "genocidio" y otras falacias históricas), se falsifica la historia, todo propugnado por aquellos que buscan "hacerse dueños de una nueva historia oficial", para así poder lucrar a destajo con ella.

Primero: dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (vigésima primera edición, ed. Espasa Calpe, tomo 1, Madrid, 1992, pag. 1034), GENOCIDIO: Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de religión o de política.

Por su parte , la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, aprobada por la III Asamblea General de las Naciones Unidas, en abril de 1948, ratificada por la Nación Argentina por Decreto-Ley 6286/56, de fecha 9/4/56, en su art. II, establece: En la presente Convención, se entiende por GENOCIDIO cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con intención de destruír, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal: a) Matanza de miembros del grupo; b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo; e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Segundo: ¿Se falsifica la historia??, te recuerdo que el texto en rojo en el anterior artículo fue extraído textualmente de tu querido Cristóbal Colón (de las crónicas) y aquello está reconocido en diversos libros, especialmente de historia. He citado al reconocido diplomático, escritor e historiador español,
ya fallecido, Salvador de Madariaga, no veo su necesidad de falsear la historia, y créeme que hasta su muerte, nunca lucró a destajo por decir lo evidente, ni se hizo dueño de una nueva historia oficial.

Dices también:

La Evangelización se hizo en favor de los evangelizados. Al menos se evitó que los salvajes siguieran sacrificándose y comiéndose a sus propios hijos (tal era la encantadora "cultura" de los aztecas, moches, etc. que bobos como vos pretenden ensalzar).

Vaya, lo dices con tanta certeza: La evangelización se hizo a favor de los evangelizados…según quién??, y más aún, el como se dio esa evangelización. Yo me pregunto ¿quiénes fueron “los salvajes”?.

Por otra parte…Cuando los conquistadores españoles iniciaron su penetración en México central se encontraron con una cultura muy desarrollada, la azteca, que podía equipararse a cualquiera de Europa. La nación indígena no recibió a los invasores con hostilidad, pues su dios Quetzalcóal, al abandonarlos, les había prometido volver. Convencidos de que el conquistador Hernán Cortés y sus compañeros eran su dios y su séquito, no les opusieron resistencia, y así el imperio azteca cayó en manos españolas en menos de un año, desapareciendo de la Historia.

Podría seguir hablando no solo de los aztecas, sino de todas las culturas nativas en las que se mantenía un orden comunitario digno de admiración. Por citar otro ejemplo menciono la rebelión del boliviano
Zárate Villka en 1899.

Zárate Villka movilizado con 100 mil aymaras y quechuas, defendiéndose con palos y piedras, le dijo al general del ejército sublevado, a Pando:

"Podemos convivir indígenas y no indígenas en esta patria que es grande para todos, podemos vivir juntos cada cual respetando su autonomía y autodeterminación, como pueblo". Cuál fue la respuesta de Pando: su apresamiento y, posteriormente, su trágica muerte.

¿Otro ejemplo más? Tupac Katari, cuando se enfrentó a los españoles, no los quiso votar, les dijo: "quédense a vivir aquí, pero bajo la forma de ayllu, un ayllu de españoles y de blancos pueden quedarse aquí sin exclusión". No quisieron los españoles e hicieron guerra contra Tupac Katari y él tuvo que defenderse. Ya desde entonces el movimiento indígena era inclusivo, incluso a sus opresores les dijo: "cuando triunfemos no tiene que irse, tiene que quedarse aquí, pueden quedarse aquí, cultiven la tierra, trabajen con sus manos, vivan de su trabajo. Sean orgullosos de lo que son pero no exploten a mis hermanos, quédense a vivir aquí, hay tierras también para ustedes". Tupac Katari fue inclusivo, fue ultra democrático, los españoles no aceptaron eso y respondieron apresando a Bartolina Sisa, Tupac Katari tuvo que responder con la guerra.


Dices también: Ni quiero hablar de otros países latinoamericanos porque mucho no conozco. Pero en Argentina, al menos el 50% de la gente tiene ascendencia indígena (entiendo que en tu "Ecuador querido" o en el Perú la cosa andará en el 90%). Entonces... ¿De qué genocidio me hablás?. Centro y Sudamérica tienen mayoría abrumadora de descendientes de indios (o "pobladores originarios", conforme la estúpida jerga progre de estos tiempos), lo que demuestra que, en caso de haber habido un genocidio, deben de haberlo hecho bastante para el culo (¡qué querés con estos gallegos!).

No quieres hablar de otros países latinoamericanos porque mucho no conces (yo diría casi nada)...sin embargo, lo haces. Lo más curioso es que ni siquiera conoces bien a tu tierra, en la que por cierto he estado y a la cual tengo mucho cariño.

La mayoría de la población argentina tiene sangre europea no sólo de los españoles que llegaron tras Colón, y luego se apropiaron de sus pampas y mataron a las nativos para explotarlas. La gran mayoría de los argentinos desciende de inmigrantes europeos (españoles pero también italianos, alemanes, etc).

Sin embargo, me alegra que en tu país se haya intentado "resignificar la fecha" argumentando en un proyecto de ley para derogar el “decreto presidencial del 4 de octubre de 1917" que: "no se puede condenar a los pueblos originarios ni a nosotros mismos a conmemorar como Día de la Raza o ‘encuentro de dos culturas’ la fecha que dio inicio al mayor genocidio ocurrido en nuestro continente”.

Por supuesto que el proyecto no prosperó y la idea del “crisol de razas” (como sintetizó tu compatriota el escritor Leopoldo Lugones a principios del siglo XX) sigue vigente.

Como sigue vigente la pelea de los grupos aborígenes -desde los mapuches (gente de la tierra) en la Patagonia, corridos por los títulos de propiedad de grandes terratenientes hasta los wichis de Salta, arrasados por la explotación sin límites de la selva.

Con relación a lo de los gallegos, sin comentarios...por algo lo debes saber.

Y bien, terminas (por fín) preguntándome: Y vos... ¿estás a la espera de un cargo rentado en alguna Secretaría de Cultura y Educación?.

No necesito, ni me hace falta, me basta con este espacio en el que puedo escribir cuando quiero y enseñar, de paso, algunos muchachitos perdidos en las teorías básicas.

Y sí, disfrutando de la deliciosa herencia de los míos, aprendiendo, renovándome, reencontándome, tratándo de nunca dejar de sentir, ay del pobre que se convierta en extranjero de su propio origen.

No mi querido "descendiente de indio", Colón no descubrió nada nuevo, porque nuestra Abya Yala hace miles de años que ya existía.

Finalmente, a modo de recomendación, no me queda más que decirte lee, lee, lee y luego lee; y si quieres, ahí sí, con fundamento histórico discute el tema en cuestión. No puedo pedirte que sientas, pero por lo menos no vendándote los ojos puedas entender muchas cosas. Pero cuidado hay que saber que se lee. Y por último, lee…que gran falta te hace.

jueves, octubre 12, 2006

Recordar, desde la verdad!

Esbelta su figura, bronceada la piel,
así era él. Indio de la raza pura,
hijo legítimo del sol.
Un día, lo recuerdo, un día,
el amo hizo chasquear
la rienda en el granito de sus espaldas.
...Pobre indio, pobre raza,
hasta de Jesús no le enseñaron
más que la cruz
y la corona de espinas.
Nunca le dijeron que era hermano
del hombre que habla castellano
y a golpes como de las minas
extrajeron de su cuerpo el oro,
por eso no tiene más amigos
que el asno, el perro y el toro,
el que barbecha las tierras
y el que hace brotar los trigos.
Canta mirlo negro, di tu de profundis torcaza;
río que vienes gritando desde arriba,
llora mi dolor y el dolor de la raza.

Fragmento de "Elegía de la raza".
Miguel Angel León.
Ecuatoriano.

Es necesario recordar. Recordar desde lo no visible, recordar desde la raíz de nuestro origen, procurando aprender de la memoria histórica, la de nuestros antepasados. aprender desde la verdad.
Hoy, como todo 12 de octubre, el mundo celebra "El Día de las raza"..."El encuentro de dos mundos"...permítanme escupir.
Arrastramos no solo la historia maquillada de Colón, sino la historia de sus herederos, quienes aún continúan "navegando" con propósitos colonizadores y genocidas.
Afortunadamente, son ya muchos los investigadores históricos, que coinciden en señalar que detrás de todas las mentiras, imprecisiones y enigmas históricos que envuelven la vida de Colón, se esconden motivos graves y comprometedores, que había que guardar como secreto de Estado.
Salvador de Madariaga, en su libro: Vida del muy magnífico señor don Cristóbal Colón, expresa lo siguiente: "Todo ha conspirado para rodear la vida de Colón de tanto misterio, como él parece haber querido. Es difícil resolver el rompecabezas que ofrecen las historiografía de Colón...subsisten dificultades sin resolver y fosos sin franquear, entre el Colón que nos pintan los papeles genoveses, y el que nos revelan las declaraciones del propio almirante".
Pues bien, recordemos textualmente un fragmento de lo que escribiera Colón durante su encuentro con los arawak en las Antillas:
Ellos... nos trajeron loros y pelotas de algodón, lanzas y muchas otras cosas que ellos intercambiaron por cuentas de vidrio y campanillas para halcones. Ellos deseaban transar todo lo que poseían... Están bien constituidos, con buenos cuerpos y hermosos rasgos.... no llevan armas y no las conocen ya que les mostré una espada y la tomaron por el filo y se cortaron ellos mismos por su ignorancia. Ellos no tienen hierro. Sus lanzas son hechas de cañas...
Ellos serían finos sirvientes....
Con cincuenta hombres podríamos subyugarlos a todos y podríamos hacerles hacer cualquier cosa que nosotros queremos.
Colón escribió más adelante: "En el nombre de la Santa Trinidad, continuaremos enviando todos los esclavos que se puedan vender".
Las estimaciones de la población arawak son de 200.000 a 400.000 en el momento de la llegada de Colón, pero en poco tiempo, menos de un siglo, su número se redujo a unos cien. Un informe del año 1650 revela que en la isla no quedaba ni uno solo de los arawaks autóctonos ni de sus descendientes.
En el caso de los Taínos, los motivos principales para su disminución masiva eran su falta de resistencia a las enfermedades introducidas por europeos, sobre todo la viruela, y despiadadamente siendo abusados y torturados por los españoles en minas y granjas. Los españoles también asesinaron a los Tainos en matanzas incontables para tratar de crear la obediencia por el miedo. A este genocidio antecedió el del pueblo Ciboney. Al desaparecer el pueblo Taino, usaron esclavos capturados en África para suplir los requerimientos de mano de obra.1
Como dice el intelectual norteamericano Howard Zinn : "Lo que quiero resaltar aquí no es el hecho de que debamos acusar, juzgar y condenar a quien sea, al contar la historia. Quiero hacer hincapié en que todavía nos acompaña la costumbre de aceptar las atrocidades como el precio deporable pero necesario que hay que pagar por el progreso (Hirosima y Vietnam por la salvación de la civilización occidental, por ejemplo).
Una de las razones que explican por qué nos merondean todavía estas atrocidades es que hemos aprendido a enterrarlas en una masa de datos paralelos, de la misma manera que se entierran los residuos nucleares en contenedores de tierra".2
El tratamiento de los héroes(Colón) y sus víctimas (los indígenas)- la sumisa aceptación de la conquista y el asesinato en el nombre del progreso es sólo un aspecto de una postura sobre la historia que explica el pasado desde el punto de vista de los gobernadores, los diplomáticos y los líderes.
Cabe destacar, y como es lógico, a nuestra América no vino la España culta y progresista en el momento de la conquista, sino la España de la inquisición, de las hogueras, de los sacerdotes crueles y despiadados; la de Fernando e Isabel, la del genocida Colón...sumisos y dominados por la religión romana, con frailes que decían que los indígenas no tenían alma y que se les podía tratar con el mismo rigor que se puede tratar a los animales.
"Conviértanlos o mátenlos
", eran las órdenes de la fanática reina Isabel la católica, para la conversión de los indios al cristianismo.
Recordar!!

Bien lo dice Eduardo Galeano: El sistema desprecia lo que ignora, porque ignora lo que teme conocer. El racismo es también una máscara del miedo. ¿Qué sabemos de las culturas indígenas? ¿Que sabemos de nuestra herencia?

La memoria de América ha sido mutilada por el racismo. Seguimos actuando como si fuéramos hijos de Europa, y de nadie más.
Entonces, se me hace fundamental recordar aquella frase que Tupac Katari gritó a viva voz: “UN DÍA VOLVERE Y SEREMOS MILLONES
... Ya volvimos, estamos aquí somos millones y dispuestos a continuar nuestra lucha.
Un abrazo fraterno a todos los hermanos nativos que día a
día hacen resistencia en cualquier parte del mundo.
Una vez más digo: JATARI, ARI RUNA KUNA KANCHIK!
1Wikipedia. Enciclopedia libre wikipedia.org/wiki/Arawak
2 Howard Zinn. La otra historia de los Estados Unidos.2001

miércoles, octubre 11, 2006

Retorno

He regresado al ombligo del mundo.
A reconocer el aire de mi tierra
como un cachorro que huele a su madre.
La noche se desviste sin tapujos.
El ladrido de un perro me lame la memoria.
La lejanía de estos meses domó mi impaciencia.
Descubriendo cerebros enfermos,
Redescubriendo el calor de un abrazo.
Sangrando esperanza a manos abiertas, piernas exhaustas, pupilas incrédulas.
Saciando poemas sedientos de tinta.
Mutando entre humanoides
del país que alberga sueños verdes.
Vomitando el dolor ajeno.
.
Estuve allá...
Rompiendo muros de arrogancia.
Escupiendo becerros de oro.
Huyendo de la misma manta
que algunos usan para cubrir soledades.
Me multipliqué en el grito del viento.
En el reflejo incrédulo de la luna.
En el humo de un cigarro orgánico.
Vengo de ese oscuro callejón
en el que encontré mi voz.
Arriba de las ratas
y debajo de juegos artificiales
que quemaron mi epidermis
más que la luz del sol.
.
Y allí quedaron mis huellas.
Petrificadas junto a las de mi compañero eterno.
Y me alejé entre los cuentos casi desaparecidos.
Entre sabios asesinados.
Entre espíritus de guerreros nativos.
Entre códigos ocultos debajo de grandes rascacielos.
Entre las llaves del siguiente encuentro.
.
He regresado.
Y traigo todas las razas en mi bolsillo.
Traigo conmigo el coraje
del que ha sido mutilado un hijo,
un padre, un amigo.
Traigo conmigo la esperanza
del que se ha quedado huérfano de lágrimas.
Vengo tatuada mi frente
con letras que aún no existen.
Con la sangre hecha espuma
de tanto correr por la vida.
Y con el vívido recuerdo
de un largo viaje que aún no termina.