viernes, octubre 27, 2006

A modo de recomendación...

En mi último artículo hice referencia a la memoria histórica desde la verdad. "Día de la raza" o "Descubrimiento de América"…da igual. La colonización, sin duda alguna, ultrajó buena parte de la historia de nuestras raíces a lo largo de este continente.

Sin embargo, uno de los comentarios fue de un muchacho del que me apena su tan vaga argumentación de un pensamiento que se deshace en el aire.

En fin, pensé responderle en la misma sección de comentarios pero he preferido hacerlo como un nuevo artículo ya que esto me permitirá adicionar algunas cosas interesantes. Así que si me permiten prosigo a responder dicho comentario.

Mi querido "descendiente de indio", (lo dices ironicamente, por tanto para mi eres un anónimo, me parece hasta gracioso) en tu seudo análisis (válido por el tiempo que te tomaste en responder pero muy pobre en cuanto a lógica y fundamento) encontré unos aspectos que aclararé y otros que reafirmaré, ya que parece que tampoco comprendiste el texto presentado.

Dices:

Me apasiona ver como creando una fantasía seudocultural generalizada (el "genocidio" y otras falacias históricas), se falsifica la historia, todo propugnado por aquellos que buscan "hacerse dueños de una nueva historia oficial", para así poder lucrar a destajo con ella.

Primero: dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (vigésima primera edición, ed. Espasa Calpe, tomo 1, Madrid, 1992, pag. 1034), GENOCIDIO: Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de religión o de política.

Por su parte , la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, aprobada por la III Asamblea General de las Naciones Unidas, en abril de 1948, ratificada por la Nación Argentina por Decreto-Ley 6286/56, de fecha 9/4/56, en su art. II, establece: En la presente Convención, se entiende por GENOCIDIO cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con intención de destruír, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal: a) Matanza de miembros del grupo; b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo; e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Segundo: ¿Se falsifica la historia??, te recuerdo que el texto en rojo en el anterior artículo fue extraído textualmente de tu querido Cristóbal Colón (de las crónicas) y aquello está reconocido en diversos libros, especialmente de historia. He citado al reconocido diplomático, escritor e historiador español,
ya fallecido, Salvador de Madariaga, no veo su necesidad de falsear la historia, y créeme que hasta su muerte, nunca lucró a destajo por decir lo evidente, ni se hizo dueño de una nueva historia oficial.

Dices también:

La Evangelización se hizo en favor de los evangelizados. Al menos se evitó que los salvajes siguieran sacrificándose y comiéndose a sus propios hijos (tal era la encantadora "cultura" de los aztecas, moches, etc. que bobos como vos pretenden ensalzar).

Vaya, lo dices con tanta certeza: La evangelización se hizo a favor de los evangelizados…según quién??, y más aún, el como se dio esa evangelización. Yo me pregunto ¿quiénes fueron “los salvajes”?.

Por otra parte…Cuando los conquistadores españoles iniciaron su penetración en México central se encontraron con una cultura muy desarrollada, la azteca, que podía equipararse a cualquiera de Europa. La nación indígena no recibió a los invasores con hostilidad, pues su dios Quetzalcóal, al abandonarlos, les había prometido volver. Convencidos de que el conquistador Hernán Cortés y sus compañeros eran su dios y su séquito, no les opusieron resistencia, y así el imperio azteca cayó en manos españolas en menos de un año, desapareciendo de la Historia.

Podría seguir hablando no solo de los aztecas, sino de todas las culturas nativas en las que se mantenía un orden comunitario digno de admiración. Por citar otro ejemplo menciono la rebelión del boliviano
Zárate Villka en 1899.

Zárate Villka movilizado con 100 mil aymaras y quechuas, defendiéndose con palos y piedras, le dijo al general del ejército sublevado, a Pando:

"Podemos convivir indígenas y no indígenas en esta patria que es grande para todos, podemos vivir juntos cada cual respetando su autonomía y autodeterminación, como pueblo". Cuál fue la respuesta de Pando: su apresamiento y, posteriormente, su trágica muerte.

¿Otro ejemplo más? Tupac Katari, cuando se enfrentó a los españoles, no los quiso votar, les dijo: "quédense a vivir aquí, pero bajo la forma de ayllu, un ayllu de españoles y de blancos pueden quedarse aquí sin exclusión". No quisieron los españoles e hicieron guerra contra Tupac Katari y él tuvo que defenderse. Ya desde entonces el movimiento indígena era inclusivo, incluso a sus opresores les dijo: "cuando triunfemos no tiene que irse, tiene que quedarse aquí, pueden quedarse aquí, cultiven la tierra, trabajen con sus manos, vivan de su trabajo. Sean orgullosos de lo que son pero no exploten a mis hermanos, quédense a vivir aquí, hay tierras también para ustedes". Tupac Katari fue inclusivo, fue ultra democrático, los españoles no aceptaron eso y respondieron apresando a Bartolina Sisa, Tupac Katari tuvo que responder con la guerra.


Dices también: Ni quiero hablar de otros países latinoamericanos porque mucho no conozco. Pero en Argentina, al menos el 50% de la gente tiene ascendencia indígena (entiendo que en tu "Ecuador querido" o en el Perú la cosa andará en el 90%). Entonces... ¿De qué genocidio me hablás?. Centro y Sudamérica tienen mayoría abrumadora de descendientes de indios (o "pobladores originarios", conforme la estúpida jerga progre de estos tiempos), lo que demuestra que, en caso de haber habido un genocidio, deben de haberlo hecho bastante para el culo (¡qué querés con estos gallegos!).

No quieres hablar de otros países latinoamericanos porque mucho no conces (yo diría casi nada)...sin embargo, lo haces. Lo más curioso es que ni siquiera conoces bien a tu tierra, en la que por cierto he estado y a la cual tengo mucho cariño.

La mayoría de la población argentina tiene sangre europea no sólo de los españoles que llegaron tras Colón, y luego se apropiaron de sus pampas y mataron a las nativos para explotarlas. La gran mayoría de los argentinos desciende de inmigrantes europeos (españoles pero también italianos, alemanes, etc).

Sin embargo, me alegra que en tu país se haya intentado "resignificar la fecha" argumentando en un proyecto de ley para derogar el “decreto presidencial del 4 de octubre de 1917" que: "no se puede condenar a los pueblos originarios ni a nosotros mismos a conmemorar como Día de la Raza o ‘encuentro de dos culturas’ la fecha que dio inicio al mayor genocidio ocurrido en nuestro continente”.

Por supuesto que el proyecto no prosperó y la idea del “crisol de razas” (como sintetizó tu compatriota el escritor Leopoldo Lugones a principios del siglo XX) sigue vigente.

Como sigue vigente la pelea de los grupos aborígenes -desde los mapuches (gente de la tierra) en la Patagonia, corridos por los títulos de propiedad de grandes terratenientes hasta los wichis de Salta, arrasados por la explotación sin límites de la selva.

Con relación a lo de los gallegos, sin comentarios...por algo lo debes saber.

Y bien, terminas (por fín) preguntándome: Y vos... ¿estás a la espera de un cargo rentado en alguna Secretaría de Cultura y Educación?.

No necesito, ni me hace falta, me basta con este espacio en el que puedo escribir cuando quiero y enseñar, de paso, algunos muchachitos perdidos en las teorías básicas.

Y sí, disfrutando de la deliciosa herencia de los míos, aprendiendo, renovándome, reencontándome, tratándo de nunca dejar de sentir, ay del pobre que se convierta en extranjero de su propio origen.

No mi querido "descendiente de indio", Colón no descubrió nada nuevo, porque nuestra Abya Yala hace miles de años que ya existía.

Finalmente, a modo de recomendación, no me queda más que decirte lee, lee, lee y luego lee; y si quieres, ahí sí, con fundamento histórico discute el tema en cuestión. No puedo pedirte que sientas, pero por lo menos no vendándote los ojos puedas entender muchas cosas. Pero cuidado hay que saber que se lee. Y por último, lee…que gran falta te hace.